Ferrari SF90 Stradale, mil caballos contenidos en un sistema híbrido enchufable

Si bien la tecnología híbrida busca elevar la eficiencia para obtener a cambio un menor impacto medioambiental, en el caso de los súper deportivos este esquema técnico atiende otros asuntos, como los referentes al alto performance por ejemplo. Al menos ese es el mensaje que nos trae esta nueva creación de la italiana Ferrari, el SF90 Stradale, un bólido equipado con un motor de combustión y nada menos que tres motores eléctricos; gracias a esto se declara una potencia máxima de 1.000 caballos.

Se trata del primer deportivo híbrido enchufable ofrecido por esta marca, porque a diferencia del LaFerrari, las baterías del SF90 Stradale requieren pasar algún tiempo conectadas a una fuente eléctrica para cumplir su tarea. Antes de pasar a los datos más sabrosos, les comentamos que el citado acumulador le permite cubrir 25 kilómetros sin sobrepasar los 135 km/h, lo que para un hijo de Maranello es una velocidad risible.

El motor térmico, gasolinero por supuesto, va ubicado de modo central trasero, y se trata de un 4.0 litros V8 turbocargado desarrollado sobre la base del impulsor presente en el 488 Pista; en el SF90 Stradale la cilindrada aumentó y se declara una mayor presión en el turbo.

La presencia de una transmisión automática de doble embrague completa el cuadro técnico, un conjunto de ocho velocidades de tamaño reducido que permite rebajar el centro de gravedad en 15 mm, tomando como referencia la utilización de la misma caja del 488 Pista; esta conjunto es capaz de resistir con facilidad los 800 Nm generados por el motor térmico, cifra que va más allá de los 1.200 Nm cuando se combinan los dos tipos de propulsor.

La célula monocasco recibió un exhaustivo tratamiento para reducir el peso total del vehículo, trabajos que culminaron con 1.570 kilos sobre la balanza; nada mal considerando que sólo el sistema híbrido pesa casi 300 kilos. Por si fuera poco, la marca ofrece un paquete especial denominado Asetto Fiorano, que permite rebajar 30 kilos más a la cifra declarada. Al hacer el cálculo, nos cuesta imaginar el poder mecánico que se tiene entre las manos con una relación peso potencia de 1,54 kilos por caballo.

El cóctel tecnológico culmina con esos impresionantes 390 kilos de carga aerodinámica generados por los deflectores de la carrocería, rodando a 250 km/h, efecto en el que por supuesto contribuye el alerón trasero activo; son 70 kilos extras de fuerza descendente. Según el fabricante italiano, el SF90 Stradale tarda 2,6 segundos en pasar de 0 a 100 km/h.

Uno de los tres motores eléctricos va montado atrás, cerca del conjunto térmico, en tanto que las otras dos electrounidades se distribuyen en ambas ruedas. Así se obtiene un súper deportivo equipado con tracción integral, ofreciendo la posibilidad de elegir, mediante el eManettino, los modos de uso eDrive (eléctrico), Híbrido, Performance y Qualify, este último el que pone en total libertad esos 1.000 caballos de potencia.

Se trata del primer ejemplar híbrido enchufable construido por esta marca.
La cabina es tipo “adelantada”, solución que mejora la aerodinámica.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.