BMW Vision M Next, un coupé del futuro que reconoce a su dueño

El fabricante bávaro le está dejando poco espacio a la imaginación, porque cada cierto tiempo nos sorprende con creaciones futuristas, ejemplares que en un principio parecen obras realizadas en formato 3D para luego darnos cuenta que se trata de automóviles funcionales. En 2008 pensábamos que el Gina Light Visionary Concept, el prototipo capaz de modificar su carrocería, no era más que un truco computacional y, hace siete años, también dudábamos que el i8 Concept pudiese pasar a la producción en serie.

Así que lo mejor es, cuando veamos un prototipo desarrollado por BMW, considerarlo una realidad futura, un automóvil que más temprano que tarde rodará por las calles de Europa. El recientemente develado i8 Vision M Next se cuenta entre ellos, un ejercicio estético y tecnológico que eleva a la casa de Múnich hasta el sitial más alto en lo que respecta a movilidad futura.

Se trata de un coupé híbrido enchufable, portador de un diseño inspirado en el legendario M1 de 1978, dueño además de una carrocería monocélula fabricada, en parte, con fibra de carbono reciclada y placas de aluminio estampadas en frío; con esta técnica se logra una alta rigidez y un bajo peso. Posee neumáticos asimétricos, de 21” adelante y 22” atrás, mientras que las puertas son del tipo “alas de gaviota”, aunque en estricto rigor las bisagras no están en el techo sino que en el pilar A.

Por el momento no se han revelado detalles de la hibridación, aunque ya se sabe que el motor térmico será de cuatro cilindros turboalimentado, y que se obtendrán 600 caballos entre ambas unidades. Otro dato disponible es que en modo híbrido este coupé ofrecerá cuatro ruedas motrices, energía cinética que, supuestamente, irá al tren trasero cuando sólo se utiliza el bloque de combustión; se anuncia además una aceleración de 0 a 100 km/h en 3 segundos.

En el Vision M Next debuta una avanzada tecnología de iluminación, denominada “Laser Wire”, que son hilos de fibra de vidrio cubiertos de fósforo. Cuando estos filamentos reciben energía eléctrica se tornan luminosos y crean ondas similares a las que se ven en un electrocardiograma; no sabemos si estos focos son tan potentes como los de ledes, pero está claro que se ven muy atractivos.

Otra novedad, para quienes no les gusta sufrir sed durante los viajes, es que este prototipo considera unos portavasos giroscópicos, es decir que son capaces de compensar las inclinaciones y mantener el líquido horizontal incluso en aceleraciones o fuertes frenadas. La guantera está oculta a la vista, los instrumentos se proyectan en una pantalla de cristal curvado, y para acceder al habitáculo es necesario acercar el rostro a la ventanilla; el reconocimiento facial ya dejó de ser un asunto de ciencia ficción.

La presencia de cámaras, con vista exterior en 360°, anula la importancia de los retrovisores laterales e incluso permite acotar la superficie de la luneta.
La cabina ofrece un ambiente deportivo y elegante, típico de esta marca, aunque lo que parece alcántara en realidad es un polímero sintético.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.