Ford GT Mk II, el más exclusivo de los “caza Ferrari”

En un esfuerzo conjunto, la división Ford Performance y la firma canadiense Multimatic, experta en el desarrollo de componentes automotrices, presentó el siguiente eslabón de la cadena evolutiva del súper deportivo Ford GT, el Mk II. Esta importante develación tuvo lugar en el Festival de la Velocidad de Goodwood (FOS), Inglaterra, escenario donde cada año desfilan los ejemplares más espectaculares y exclusivos del planeta.

El Ford GT Mk II está impulsado por una planta motriz EcoBoost de 3.5 litros, bloque que produce 700 caballos y cuya calibración se basa en los especiales reglajes del Ford GT que participa en el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC), y en las competencias del torneo estadounidense IMSA.

Por sus especiales características este bólido sólo cuenta certificación para ser usado en circuitos, en tanto que su producción está limitada a 45 unidades y se estima un precio de 1.2 millones de dólares por cada uno, algo así como 800 millones de pesos chilenos. No cabe duda que este nuevo integrante de la legendaria familia GT formará parte del catálogo de las mejores colecciones del mundo.

Además de su poderoso motor, el GT Mk II cuenta con una serie de mejoras aerodinámicas, muchas de ellas concebidas exclusivamente para él, por lo que no es posible hallarlas en otros modelos de esta misma saga. La presencia de un enorme alerón trasero, de una serie de deflectores en la proa y de unas aletillas en los zócalos, generan la carga negativa necesaria para aprovechar el alto performance que se obtiene de la unidad motriz, empuje a piso que aumenta 400% al compararlo con un Ford GT convencional; está equipado con neumáticos de competición, unos Michelin Pilot Sport que ofrecen hasta 2g de agarre lateral.

Otro punto que recibió atención fue el peso, ámbito en el que se le restaron 90 kilos, al descartarse los programas electrónicos de conducción y la suspensión con altura regulable. El motor produce 200 CV más que la unidad de competición, por lo que la caja de velocidades fue modificada para asumir los mayores erogues; se trata de un conjunto de doble embrague y siete velocidades.

La mecánica trabaja al límite, por lo que la refrigeración fue otro de los aspectos mejorados. La carrocería incluye varios canalizadores de aire, que refrescan el vano motor, y también se incorporó un rociador de agua que actúa en situaciones puntuales, cuando la unidad motriz eleva su temperatura de un modo crítico. Está claro que este Ford GT Mk II no fue concebido para un usuario cualquiera, porque así como su performance es increíble, su especial fisiología obliga a adoptar ciertas precauciones.

Una vez más el fabricante estadounidense nos demuestra de lo que es capaz, que sus creaciones forman parte de lo más selecto del mercado, y que algunos de sus modelos están destinados a la inmortalidad… al Olimpo donde habitan los nombres más célebres de la industria.    

El motor EcoBoost de 3.5 litros desarrolla 700 caballos, suficiente potencia para convertir al Ford GT Mk II en un auténtico súper deportivo.
El Festival de la Velocidad de Goodwood, FOS por sus siglas en inglés, fue el escenario elegido para develar a este poderoso integrante de la familia GT.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.