BMW M8, el fabricante bávaro deslumbra con el Safety Car del MotoGP

Hace dos décadas que la firma alemana BMW y la organización Dorna Sports, responsable de dar vida a los campeonatos de MotoGP, trabajan mancomunadamente para ofrecer al mundo el magnífico espectáculo de velocidad en dos ruedas, en un margen de orden y seguridad para los pilotos.

Para lograr este objetivo cumple un rol determinante el denominado Safety Car, que al igual que en las competencias de Fórmula 1 realiza la tarea de contener el andar de poderosas máquinas, en las situaciones de peligro o en los giros previos a la largada, por lo que sus prestaciones deben ser iguales o superiores a la de los bólidos que deben dirigir.     

No cualquier ejemplar puede cumplir esa tarea, y es por eso que el BMW M8 fue elegido para lucir los colores de inspector de seguridad, una refinada máquina que monta una planta motriz V8 de 4.4 litros con tecnología TwinPower Turbo que desarrolla 625 caballos y 750 Nm de torque; lo acompaña una transmisión M Steptronic de ocho velocidades, y por supuesto que la tracción es integral.

Entre las modificaciones realizadas por la división BMW M Manufaktur están la incorporación de sistema de escape fabricado con titanio y salidas de carbono, difusor trasero también de carbono, parrilla lateral Air Breather, bomba de combustible de succión, barra de ledes en el techo, jaula de seguridad, butacas Recaro y neumáticos Michelin Cup. Es una obra de arte de fina ingeniería, por lo que calcular su valor comercial es muy difícil, ya que el 90% de sus accesorios son de fibra de carbono, material que como sabemos es sumamente costoso.

Desde 1999 que la firma alemana BMW trabaja en asociación con Dorna Sports, ente organizador del campeonato mundial de motociclismo MotoGP.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.