Mercedes-Benz GLE, un todoterreno de alta gama

En 1997 la firma alemana Mercedes-Benz presentó la Clase ML, para en 2016 reemplazar el citado producto por el GLE. Y ahora estamos en presencia de la cuarta generación, un ejemplar codificado internamente como V167, en el que se ofrecen las más recientes innovaciones técnicas de la marca, como por ejemplo el sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience).

La carrocería recibió varios ajustes estéticos, los que además de hacerla lucir mucho más moderna le permiten ofrecer un mejor coeficiente aerodinámico, un CX de 0,29 para ser más precisos, un número que concuerda con lo que presentan las siluetas más deportivas del mercado. La longitud ganó 105 mm, para quedar en 4.924 mm, el ancho restó 12 mm (1.947 mm), y la distancia entre ejes aumentó en 80 mm, para alcanzar 2.995 mm de extensión; por supuesto que el espacio en la cabina se benefició directamente con estas aumentadas cotas.

El equipamiento es abundante en las cuatro versiones anunciadas por el importador, Kaufmann, incorporándose además 64 colores de iluminación interior. El portalón trasero cuenta con apertura eléctrica Easy Pack, y ante la mirada del conductor se alzan dos imponentes pantallas contiguas de 12,3 pulgadas, monitores en los que se proyectan las muchas funciones contenidas en el sistema MBUX.

La gran novedad es que la gama incluye variantes equipadas con tres corridas de asientos, anunciándose 630 litros de capacidad en el maletero, junto a la función Easy-Entry, que es un ajuste eléctrico para la segunda fila. En lo que respecta a seguridad se ofrece una larga lista de dispositivos, como los nueve airbags de serie, los controles de estabilidad y tracción, el sistema Downhill Speed Regulation, y los frenos adaptativos con supresor de humedad en la superficie de los discos, por nombrar algunos.

La variante 300d 4Matic está equipada con un motor turbodiésel de 2.0 litros (245 CV), en tanto que a la versión 400d 4Matic la impulsa un bloque turbodiésel de 3.0 litros que produce 330 CV. En la cúspide de la oferta está el GLE 450 4Matic, ejemplar equipado con un motor gasolinero de 3.0 litros que eroga 367 caballos; en todos los casos la transmisión es G-Tronic de nueve velocidades.

La unidad 300d es la que ofrece la posibilidad de optar por dos o tres corridas de asientos. Los precios son 72.000 dólares para el nivel 300d (5 plazas), 76.000 dólares para el 300d (7 plazas), 98.000 dólares para la versión 450 AMG Line, y 100 mil dólares para la unidad tope de gama 400d AMG Line. Para lo que resta del presente año se espera vender 100 unidades, en tanto que para 2020 las expectativas comerciales apuntan más allá de las 250 unidades.

En estos ejemplares el lujo y el equipamiento superlativo son la norma, aunque en el nuevo GLE debuta el avanzado sistema de conectividad MBUX.
La presencia de tracción integral 4Matic, así como de la transmisión G-Tronic de nueve velocidades, convierte al GLE en un imparable todoterreno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.