Hyundai Venue, un aventurero que ama la ciudad

Viajamos hasta el Valle Sagrado, en Perú, para asistir al lanzamiento regional del Hyundai Venue, y de otro modelo del que hablaremos en su momento. En la cita estuvieron presentes casi un centenar de emisarios de la prensa, de diversos rincones de América Latina, una convocatoria que nos confirmó lo importante que es este lanzamiento para la marca, una de las mayores apuestas que ha realizado este fabricante en nuestra región.

Por Leonardo Pacheco / Desde Cusco (Perú)  

La firma surcoreana completa su abanico de productos con el Venue, un crossover compacto en el que sobre sus hombros pesa la tarea de competir en el mismo segmento donde habitan esos asequibles y muy bien equipados ejemplares chinos, como son el Chery Tiggo2, Changan CS15, JAC S2 y MG ZS.

Claro que también esta nueva propuesta de Hyundai, por sus características técnicas, debe medirse con el Nissan Kicks y Volkswagen T-Cross, dos rivales de armas tomar porque en ellos no se escatimaron recursos para hacerlos casi imbatibles en las calles.

Este novedoso crossover fue presentado en el Salón de Nueva York, ante un público poco acostumbrado a una tipología más funcional que imponente. Pero para develar al Venue se eligió el evento de la Gran Manzana porque se trata de un automóvil concebido para el uso urbano, para un público juvenil que necesita desplazarse por la ciudad dentro de un confortable habitáculo; según la marca Venue quiere decir “el lugar para estar”.

Tamaño compacto

El Hyundai Venue se construye en Corea, en la planta ubicada en Ulsan, descartándose de plano otro origen para nuestro mercado. Con esta incorporación el modelo Creta se ubicará un escalón más arriba en términos de precio, tamaño y equipamiento, por lo que el Venue es lisa y llanamente la puerta de ingreso a la familia de crossovers y SUVs que posee la marca.

La propuesta de diseño es audaz, un tanto polémica incluso, y es que esa vistosa parrilla frontal es el componente que abre la discusión en el ámbito estético; para algunos es atractiva y para otros opinantes no lo es. Lo que está claro es que la proa rompe los esquemas conocidos en esta marca, los cánones aún vigentes, lenguaje estético denominado “Escultura Fluida 2.0” y en cuyo instructivo se incluyen unos modernos faros de ledes separados en dos bloques.

La vista lateral es armoniosa, colmada de elementos que refuerzan el espíritu juvenil de este crossover urbano, mientras que en la zaga se ubica un portalón del tamaño preciso y unas luces de posición que cumplen su tarea sin aportar demasiada belleza al entorno. Se anuncian 4.040 mm de longitud, 1.770 mm de ancho, 1.592 mm de alto y 2.520 mm de entre ejes, cotas de las que se deduce que el Creta es 230 mm más largo que el Venue.    

Habitáculo funcional

Líneas sencillas, amplitud más que respetable y materiales adecuados, son las principales características de este habitáculo. La empuñadura del volante es gruesa, agradable al tacto, con los acostumbrados pulsadores en los montantes y ofreciendo la posibilidad de ajustar la altura de la columna; las manos lo perciben como el timón de un hatchback deportivo.

La selectora de velocidades se encuentra bien ubicada, al igual que el mando giratorio que permite elegir alguno de los tres programas de manejo contenidos en el módulo Drive Control, que son Sport, Eco y Normal, y con esa misma perilla podemos modificar la tracción (delantera) para circular sin problemas sobre nieve, arena o barro; es una interesante novedad técnica ofrecida en este modelo.    

El clúster permite una rápida lectura de los instrumentos, información que se complementa con los datos contenidos en una pantalla táctil de 8”, central multimedia que brinda acceso a las dos plataformas más utilizadas en la actualidad; también está disponible el reconocimiento vocal.

En el maletero se pueden depositar 355 litros, 47 litros menos que en el Creta, destacando además que el Venue ofrece una gran variedad de vanos portaobjetos en la cabina, un recurso muy valioso en los viajes de larga duración. Las butacas frontales exhiben una animada decoración y cuentan con marcados topes laterales, mientras que la banca trasera se muestra sumamente hospitalaria con los tres viajeros que se pueden acomodar en ella.

Cuatro versiones  

El Hyundai Venue asume el rol que interpretaba el i20 Active, claro que con un ADN más puro porque el Venue no es un hatchback con indumentaria aventurera, sino que un auténtico crossover de carácter urbano.

En lo que respecta a motorización se anuncia la presencia de un bloque gasolinero de 1.6 litro, unidad que produce 123 CV y 151 Nm de torque. Se puede optar por una transmisión mecánica de seis marchas o por un conjunto automático con la misma oferta de desarrollos, pudiéndose en este caso subir o bajar de cambio operando la palanca selectora en modo secuencial.   

Cuatro son las versiones que componen el line up, variantes que se diferencian con los apellidos Plus, Value y Premium, anunciándose además la presencia de la mentada caja automática en dos de ellas. En el ámbito de la seguridad se consideran desde dos hasta seis airbags, además de frenos ABS, y hacia arriba de la tabla es posible hallar unidades equipadas con asistente de partida en pendiente, cámara trasera y controles de estabilidad y tracción.

El Venue ya forma parte de nuestro mercado automotor, con precios bonificados que van desde $10.090.000 hasta $12.990.000. La estrategia comercial de Automotores Gildemeister, representante de la firma surcoreana, no deja de ser audaz, porque con la incorporación del Venue se sacrificarán parte de las ventas del modelo Creta, aunque con el propósito de obtener el 40% de participación en este segmento; del Venue se busca comercializar 2.000 unidades por año.

1 comentario
  1. Marcelo dice

    Es mejor opción al creta ya que por diseño y equipamiento es superior. El creta es un diseño muy antiguo y harto feo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.