Land Rover Discovery Sport, se presenta cargado de tecnología

Se trata del ejemplar más vendido de Land Rover, la puerta de acceso al exclusivo mundo de este fabricante británico, una historia que comenzó a escribirse en 1997 cuando el Freelander fundó las bases de lo que más tarde se convertiría en un producto icónico; el Discovery Sport fue presentado hace cinco años y representa el 30% de las ventas totales de la marca en Chile.

La flexibilidad de uso le permite acompañar a los aventureros y a las familias numerosas, aplicación de la que obtiene ventaja merced a sus tres corridas de asientos. A los amantes del off road les ofrece 600 mm de vadeo máximo, además de ángulos de entrada, salida y ventral excepcionales, cifrados en 24,3°, 24,9° y 19,4°, respectivamente.    

El diseño exterior exhibe mejoras sutiles, que mantienen su elegancia y reconocido carácter, destacando en este ámbito los faros de ledes, junto a una remozada parrilla frontal y un robusto diseño de parachoques; en la zaga se incluyeron unos modernos faros direccionales con efecto “animado”. En la carrocería se anuncian las siguientes cotas: 4.597 mm de largo, 1.724 mm de alto y 2.173 mm de ancho (con espejos).

El habitáculo ganó deportividad, por efecto de un volante robusto y de unas butacas anatómicas, sin olvidar por supuesto que el freno de mano se reubicó, se mejoró el diseño de la selectora de cambios y se sumó al tablero una nueva pantalla táctil que actúa como centro operativo del sistema Touch Pro 2. La funcionalidad también mejoró, ofreciéndose un 50% más de espacio en los compartimientos, punto en el que destaca que la consola central aumentó su capacidad de almacenaje hasta los 9,9 litros (2,48 litros en la edición anterior).

Las ayudas electrónicas abundan, anunciándose la incorporación de freno de emergencia, asistencia de mantenimiento de carril, cámara trasera, monitoreo de condición del conductor y control de crucero con limitador de velocidad, además del avanzado sistema de “capó invisible” ClearSight Ground View, entre muchas otras.

La oferta mecánica se limita a una motorización turbo gasolinera de 2.0 litros, con una entrega de 249 CV a 5.500 rpm y 365 Nm desde las 1.400 vueltas por minuto; se anuncia una velocidad máxima de 221 km/h. Toda la fuerza de este propulsor se transmite al piso mediante una caja automática de nueve velocidades, y por supuesto que dentro de las credenciales técnicas está la tracción integral Terrain Response 2.

La gama está compuesta por tres versiones, R-Dynamic ($29.900.000), R-Dynamic SE (USD 57.900) y R-Dynamic HSE (USD 65.900). Las proyecciones de ventas señalan 120 unidades por año, una cifra abundante para este segmento y que grafica el alto nivel de aceptación que tiene este modelo en nuestro país.

Los comentarios están cerrados.